Monthly Archives: March 2014

Publicación Gratuita No 33

Boletín Canino

Diestros

Como encontrar un buen entrenador

 Entrenador canino

El aumento de mascotas en nuestra época, ha ocasionado que también aumenten el número de personas que se dedican a prestar los servicios de adiestramiento canino. Desafortunada mente este aumento de adiestradores y escuelas ha ocasionado también el aumento de personas poco idóneas en el oficio.

¿Como identificar un buen adiestrador o una buena escuela para nuestra mascota?

En mi opinión existen en el mercado diferentes tipos de entrenadores.

A. Entrenadores y escuelas con experiencia pero obsoletos:

Son aquellos profesionales que llevan 15 o más años en el oficio, pero nunca se han preocupado por actualizarse y capacitarse. Nunca los vera en un seminario de actualización y mucho menos leyendo libros sobre el tema o tratando de implementar métodos innovadores. Aprendieron de sus padres  y esa es la única verdad que funciona para ellos. Por lo general basan sus enseñanzas en el uso de la fuerza y no tienen en cuenta conceptos como la motivación y/o la congnición animal. Nunca les vera en una competencia de adiestramiento ni presentando pruebas con las entidades caninas oficiales.

B. Entrenadores  y escuelas sin experiencia ni formación:

Quizas estos son los peores, ya que literalmente están experimentando con sus alumnos caninos, los resultados que ofrecen en la mayoría de ocasiones son pésimos.

C. Entrenadores Novatos con formación:

No cuentan con mucha experiencia,  pero tiene unas bases teóricas que les ayudan a mejorar sus técnicas. Su formación academica y mente abierta les lleva a buscar apoyo en sus instructores y entrenadores de más formación y experiencia.

D. Entrenadores escuelas experimentados y con formación:

Llevan en el mercado por encima de los 10 años, invierten constantemente en formación académica, asisten a cuanto seminario pueden y compran cuanto video y libro les parece interesante y que les puede aportar a su constante actualización. Se presentan a las pruebas deportivas de adiestramiento y exámenes oficiales de las entidades caninas. Por lo general tienen perros de su propiedad que han entrenado, titulado y competido en eventos oficiales. Consultan a colegas de igual o mayor experiencia que ellos para que les aporten en la solución de dificultades.

Para identificar un buen entrenador o escuela para su perro:

  1. Verifique la experiencia y formación académica. Solicite hoja de vida y certificados de seminarios, cursos y competencias.
  2. Observe al menos 2 perros trabajados por la escuela o el entrenador. La actitud y respuesta de los perro le darán mucha idea de cómo han sido entrenados.
  3. Solicite referencias de trabajos anteriores
  4. Visite la página web de la escuela
  5. Viste las instalaciones y pida demostración de perros entrenados y en proceso de entrenamiento.
  6. Pida que le expliquen qué tipo de técnicas emplearan para entrenar su mascota.
  7. Tómese su tiempo, visite y compare varios entrenadores y escuelas.
  8. Recuerde No coloque como prioridad el precio, generalmente los  trabajos baratos son sinónimo de mala calidad y está de por medio el bienestar de su perro.

Publicacion Gratuita No 32

BOLETIN CANINO

DIESTROS

Mordedura de perro mano

Los Tipos de Mordidas caninas según el Dr. Ian Dumbar

Cordial Saludo a todos nuestros lectores.

A continuación les compartimos un interesante articulo que clasifica las agresiones caninas con mordidas y les da una categoría de peligrosidad de acuerdo con el nivel de daño causado a la victima. Como siempre, pienso que es de gran importancia mirar a cada individuo y la situación particular causante de la agresión.

Hasta nuestro próximo boletín.

Este sistema de clasificación considera los siguientes seis niveles de mordidas de perros.

1. Mordidas de primer nivel: despliegue agresivo sin contacto con la piel

Las mordidas de primer nivel no tocan la piel de la persona agredida y no causan daño físico. Generalmente son despliegues agresivos que pueden incluir gruñidos y mordidas al aire. Con más frecuencia, comprenden conductas agresivas con la boca abierta, mostrando los dientes y con gruñidos, pero que no llegan a tocar a la persona.

Las mordidas al pantalón u otras prendas de vestir, sin daño a la piel, también se incluyen en esta categoría.

Los perros cuyas mordidas caen dentro de esta categoría son perros confiables, con una fuerte inhibición de la mordida y que no intentan causar daño sino dar una señal. Es fácil eliminar estas mordidas si se identifican las causas de estrés que produce la agresión del perro.

Sin embargo, si no se toma en serio este problema, las mordidas pueden escalar a las siguientes categorías.

2. Mordidas de segundo nivel: los dientes del perro tocan la piel humana, pero no causan perforaciones

En este tipo de mordida la víctima puede presentar marcas de los dientes, pero no se presentan heridas causadas por perforación. Prácticamente todas las personas que trabajan directamente con perros (entrenadores, veterinarios, asistentes de veterinaria, peluqueros, etc.) han sufrido alguna vez este tipo de mordidas.

Aunque el perro inhibe su mordida, pueden presentarse raspaduras y marcas en la piel de la persona mordida. También pueden presentarse heridas superficiales causadas por el movimiento de los dientes en relación a la piel, pero no por perforación.

En estos casos, el perro está enviando una señal muy seria de que está siendo sometido a algún tipo de estrés con el que no puede lidiar. No tiene la intención de causar daño y no es un perro peligroso (al contrario, inhibe bien su mordida), pero la agresión debe tomarse muy seriamente.

Es fácil solucionar estos casos de agresión cuando se identifican las causas de estrés que genera la agresión del perro. Sin embargo, si no se soluciona el problema, éste puede pasar a las siguientes categorías, convirtiéndose en un asunto riesgoso.

3. Mordidas de tercer nivel: una sola mordida con heridas poco profundas

La mordida es única y sus consecuencias son de una a cuatro perforaciones superficiales, que no superan la profundidad del canino. También se pueden presentar heridas en una sola dirección debido a que tanto la persona como el perro pueden intentar alejarse de la situación cuando ocurre la mordida.

Este tipo de mordidas es muy variable, pudiendo tener muchas causas diferentes. Puede ocurrir porque el perro tiene miedo, porque el juego violento escala hasta la agresión, porque se dispara la conducta predatoria del perro o por muchas otras causas más.

La severidad de estas mordidas también es variable dependiendo de la situación y de la persona atacada.

Más allá de las causas y de la situación, el perro que ejecuta una mordida de tercer nivel es un perro peligroso que debe ser tratado por veterinarios, adiestradores y/o conductistas. Puesto que las mordidas pueden tener diferentes causas, el tratamiento que se realice dependerá de la causa particular. Si la causa es clínica, el profesional requerido debe ser el veterinario especialista en comportamiento canino. Si la causa tiene que ver con problemas de conducta, se debe buscar un especialista en agresión canina, ya sea adiestrador o un conductista.

Los perros cuyas mordidas caen en esta categoría tienen una mala inhibición de la mordida, una pobre socialización o algún otro problema serio. El problema puede ser solucionado, pero debe ser tratado por personas experimentadas en agresión canina.

El adiestramiento canino puede ser favorable o desfavorable en estos casos. Los métodos de adiestramiento en los que predomina la teoría de la dominancia suelen tener consecuencias adversas en el largo plazo (suelen desarrollar más la agresión), aún cuando aparentemente sean efectivos en el corto plazo.

Estoy seguro que todos o casi todos quienes hemos adiestrado con técnicas tradicionales en el pasado, y quienes lo siguen haciendo actualmente, hemos sufrido alguna vez este tipo de mordidas por el carácter confrontacional de los métodos.

4. Mordidas de cuarto nivel: una sola mordida con heridas poco profundas

Cuando el perro muerde una sola vez pero las heridas son profundas, estamos hablando de una mordida de cuarto nivel. La mordida puede causar de una a cuatro perforaciones más profundas que la longitud del canino, o heridas en dos o más direcciones, resultantes del movimiento de cabeza del perro mientras muerde.

En algunos casos, estas mordidas pueden ser causadas por instintos depredadores, ya que el perro muerde con firmeza y puede sacudir su cabeza para causar más daño. En esos casos, son mordidas de perros confiados y muy peligrosos.

También pueden ser causadas por miedo, en perros que tratan de defenderse de una amenaza que perciben como muy seria, y luego del primer ataque se alejan.

Los perros que han realizado estas mordidas alguna vez, son perros peligrosos que deben ser tratados por profesionales competentes. Al igual que los perros con mordidas de tercer nivel, los que hacen mordidas de cuarto nivel pueden ser tratados a través de procedimientos clínicos o conductuales, según corresponda.

En algunos deportes caninos como el schutzhund o el mondioring, se buscan mordidas similares a las de cuarto nivel, pero dirigidas hacia una manga o un traje de protección. Los perros que participan en esos deportes y que han sido correctamente entrenados no son peligrosos y sí presentan inhibición de mordida. Estos perros saben que están autorizados a morder una manga o un traje de protección, que es donde liberan toda la potencia de su mordida, y no atacan a las regiones desprotegidas del cuerpo de los figurantes.

Sin embargo, también existen perros mal entrenados para ataque, que no sueltan la manga a la orden ni tienen control alguno cuando se estimulan sus instintos depredadores. Esos perros sí son peligrosos y no debiera permitirse ese tipo de adiestramiento equivocado.

5. Mordidas de quinto nivel: múltiples mordidas con heridas profundas

Las mordidas de quinto nivel (que no son mordidas de quinta) causan heridas profundas, igual que las del nivel anterior, pero se presentan múltiples veces. Puede ser que el perro realice múltiples mordidas en un solo ataque, o que ataque varias veces en diferentes situaciones.

Los perros que realizan mordidas de quinto nivel son perros muy peligrosos. Su rehabilitación es posible, pero el esfuerzo que requiere y el riesgo que implica pueden no ser justificados. En caso de realizarse, la rehabilitación de estos perros debe ir acompañada de una profunda capacitación de sus propietarios.

En la mayoría de los casos, sin embargo, los perros con mordida de quinto nivel son sometidos a la eutanasia.

Por supuesto, existen circunstancias mitigantes para las mordidas de este tipo. Un perro que es maltratado y muerde para defenderse no debiera considerarse peligroso, de la misma forma que un perro que muerde para defender a su propietaria/o de un ataque.

6. Mordidas de sexto nivel: muerte de la víctima y/o carne consumida

Este es el nivel más severo de mordida y es muy infrecuente. Comprende la muerte de la víctima o que el perro consuma carne arrancada de ésta. El consumo de carne humana de un cadáver no entra dentro de esta categoría.

Un perro (o un grupo de perros) que causa la muerte de una persona debe ser sometido a la eutanasia. Punto.

En este tema no hay causas mitigantes porque el perro es altamente peligroso. Incluso si existen mitigantes desde el punto de vista legal (por ejemplo, los perros mataron al ladrón que había entrado a la casa), los perros que llegan a este nivel pueden ser altamente peligrosos para propios y extraños. No se justifica el riesgo de otra muerte humana.

Por su parte, el perro que arranca un pedazo de carne humana (de una persona viva) y se lo come, es un depredador peligroso. Aún si la persona logra salir con vida, el perro debe ser eliminado por constituir un riesgo para la sociedad.

Utilidad de la clasificación

Esta clasificación, como todas las que tienen que ver con comportamiento animal, es una guía general que debe ser considerada en función de las circunstancias y de la experiencia de quien trate casos de agresión canina. No es una receta absoluta para todos los perros que alguna vez mordieron.

Las mordidas de los dos primeros niveles tienen fácil solución y deben ser tratados por profesionales competentes y mediante el manejo temporal o permanente del ambiente. Las mordidas de los niveles tres y cuatro también tienen solución, aunque en esos casos la solución no es fácil y se deben tomar mayores precauciones. Finalmente, las mordidas del quinto y sexto nivel son muy serias y debe considerarse la posibilidad de la eutanasia por el riesgo que pueden tener (en las del quinto nivel, dependerá mucho de las circunstancias).

 

Publicación Gratuita No 31

Porque vagabundean nuestros perros?

Por Alvaro E Osorio G

 perro corriendo

Te ha pasado alguna vez…. o muchas… que tu perro llegue a casa después de haberse ausentado por horas?

Te ha pasado que llegue mugroso, oliendo no muy bien que digamos o incluso herido?

Estos son los resultados de de un perro que está aprendiendo la conducta de vagabundear.

Porque lo hacen?

Vagabundear es una conducta natural en los perros. Si tenemos en cuenta sus ancestros genéticos los lobos, estos siempre se han desplazado en sus territorios en busca de alimento, para proteger sus zonas o simplemente para explorar una nueva zona.

Cuando un perro sale a la calle, es muy fácil que encuentre experiencias bastante excitantes tales como, escarbar basura y encontrar sobras de comida más apetitosa que los alimentos comerciales, jugar con otros perros, detectar hembras en celo y disputar el territorio con otros perros de la zona. Todas estas conductas son placenteras para nuestros perros, de tal manera que se convierten el premios que ellos encuentran en sus salidas clandestinas. Es más que lógico entonces que quieran repetir esta experiencia muchas veces y volverla un hábito.

Que podemos hacer?

Lo primero es que nuestro perro tenga la posibilidad de vivir la experiencia cercana a vagabundear, pero en nuestra compañía y bajo nuestro control. Mediante esta práctica, lograremos que él satisfaga la necesidad natural de explorar el medio ambiente que le rodea.

Lo segundo es enseñarle a respetar la puerta de nuestra casa, ya que de esa forma crearemos un límite territorial establecido por los líderes de la manada es decir nosotros. Si tu perro respeta la puerta, entenderá que no puede explorar un espacio sin la dirección de su líder.

Lo tercero seria entrenarle en obediencia básica ya que lograrías establecer unas normas claras y unas órdenes que el perro debe acatar en todo momento.

Como cuarta y última opción para perros que se han enviciado fuertemente a vagabundear, estaría la castración. Aunque esta práctica no ofrece una garantía total de que nuestros perros van a dejar de fugarse de casa… la falta de circulación de hormonas sexuales disminuirá muy seguramente esta conducta. Es importante aclarar que si prevenimos en problema a tiempo mediante nuestra educación como dueños y entrenando nuestros perros, nunca tendremos la necesidad de tomar medidas tan drásticas como la castración para solucionar un problema que pudo ser evitado a tiempo

Hasta la proxima

Publicación Gratuita No 30

Boletín Canino

Como prevenir la agresividad canina por Juego

Por Álvaro Osorio

PERRO JALANDO

Las dos formas principales de juego en los perros, son las persecuciones y el juego de halar y soltar. La primera forma de juego está directamente relacionada con el desarrollo los instintos de caza heredados de los lobos y necesarios para la supervivencia en el medio salvaje.

La segunda forma de juego tirar y soltar está relacionada con el instinto de presa, que es la acción que generalmente sigue al comportamiento de cacería.

La agresión por juego, se presenta en perros que desde una edad temprana sus dueños han reforzado rituales de juego inapropiados o simplemente no  han colocado límites y normas en las interacciones lúdicas con sus perros.

El juego forma parte del desarrollo social de nuestros cachorros y es de vital importancia que cada propietario conozca en detalle la manera correcta de jugar con sus mascotas.

Un juego inapropiado que no tiene normas ni límites, causara una elevación de los niveles de excitación en el perro, para que posteriormente estos desencadenen en agresión.

 

Cuáles son las normas principales para un juego sano?

 

  1. Nunca juegues con tu cachorro a las manos, si un perro crece con la idea de que puede morder de manera fuerte los humanos lo seguirá haciendo en un futuro pues su comportamiento le reporta éxito y placer.
  2. Enséñale a tu cachorro una señal clara para empezar el juego y una señal clara para parar.
  3. Nunca permitas que el juego lo inicie tu perro a voluntad, con el tiempo se tornara demandante de atención y controlador de la situación.
  4. Si juegas al tire y jale ten  en cuenta el tamaño y fortaleza que alcanzará tu cachorro al llegar a una edad adulta. Muchas razas tienen una predisposición genética al dominio y la posesividad sobre objetos y juguetes.
  5. Si juegas al tire y jale, debes enseñarle a tu cachorro la orden de soltar los objetos.
  6. Tu perro deberá respetar los juguetes mientras no le hayas autorizado a jugar. Enseñarle a soltar y respetar fomenta el autocontrol y la paciencia necesaria para esperar.
  7. Un perro que no es paciente y no se autocontrola, se irrita con facilidad y entra fácil en frustración que desencadena la agresión.
  8. Cualquier tipo de juego se debe suspender cuando nuestro perro muerde alguna parte de nuestro cuerpo o nuestra ropa.
  9. Ningún perro deberá jugar nunca a perseguir niños o ser perseguido por niños.
  10. Matricúlate con tu cachorro en clases de adiestramiento, para desarrollar el conocimiento y la habilidad para jugar con tu perro.

Publicación Gratuita No 29

Boletin Canino

Ballena Orca Mata a su entrenadora

Actualmente toma fuerza una tendencia proteccionista animal extrema en muchas personas e instituciones.  Esto a dado origen a sistemas de adiestramiento canino basados única y exclusivamente en el uso de los refuerzo positivos o premios.  La gran mayoría de entrenadores positivistas nunca se han enfrentado a casos de perros problemáticos y que muestran conductas realmente peligrosas para la familia con la que viven y para la comunidad en general.  Un gran porcentaje los perros que se comportan agresivamente, están manifestando conductas instintivas que forman parte de su repertorio genético.

Este tipo de conductas no pueden ser controladas y modificadas únicamente con base en premios y recompensas.  Podríamos convencer a un perro que ya ha perseguido y matado gatos, que deje de hacerlo simplemente mostrándole u ofreciéndole un trozo de galleta?

Evalúenlo ustedes mismos leyendo el siguiente artículo escrito por el Sr Gary Wilkes,  internacionalmente reconocido entrenador y comportamentalista canino.

En 2010 un Orca en cautiverio en Sea World atrapó a su adiestradora y la arrastró bajo el agua del brazo. Entonces se tomó su tiempo para arrancarle su brazo y dejó su cuerpo mutilado y sin vida, tal como sus contrapartes salvajes tratarían a un león marino. Un poco menos violentamente quizás, pero con el mismo resultado. A pesar de que las noticias presentan torcidamente a este animal como algún tipo de asesino psicótico, esta es una conducta natural que puede ser observada en todas las Orcas, en todas partes del mundo. Este comportamiento se inicia tan pronto el animal es destetado y continúa a lo largo de la vida, Es parte integral de lo que hacen y de allí por qué coloquialmente se les denomine Ballenas Asesinas. http://www.cbsnews.com/…/killer-whales-killing-sea…/ Nadie que alguna vez las haya estudiado puede decir que desconoce este tipo de conducta… a menos que sea de la administración de Sea World. Cuando una Orca hembra se mató al estrellarse contra otra Orca, un vocero de Sea World dijo la cosa más contradictoria que he escuchado en una sola declaración. La parafraseo… “Es una conducta natural que oucrre ene estado salvaje. No podíamos saber que podría suceder. “
Luego de que OSHA demandó a Sea World, testimonios revelaron que los mamíferos marinos en cautiverio – el legado tan alabado de Skinner y su protegido, Keller Brendlan, atacan a sus cuidadores de forma regular. No es un accidente, es la norma. Esto es porque el refuerzo positivo o la suspensión del refuerzo positivo no pueden detener o inhibir conductas. Los adiestradores de Sea World se posicionan al tope del escalafón de los adiestradores, sin embargo no son capaces de controlar la agresión en un espacio de cautividad completa. Si se están preguntando a dónde lleva todo esto, es simple. La muerte de un entrenador en Sea World (y las docenas de serios ataques citados en la demanda de OSHA) refutan una de la principales creencias de cualquiera que usa el Condicionamiento Operante de Skinner, también conocida como Teoría de Aprendizaje, como la base de sus métodos de adiestramiento.
1. Extinción – si simplemente ignoras una conducta, esta desaparecerá.
2. No tienes que saber nada acerca del repertorio instintivo de una especie para entrenarla.
3. El reforzar una conducta alternativa basta para que una conducta deje de ocurrir en un contexto dado.
4. Puedes controlar el comportamiento exclusivamente con métodos “positivos.”
5. La información tomada de los científicos es automáticamente válida y no necesita confirmación de la “observación ordinaria” o fuentes de “anécdotas”. Si la observación de la naturaleza contradice los principios de adiestramiento “científico”, la naturaleza debe ser ignorada.
Si usted está de acuerdo con todos estos principios, le haré una simple sugerencia. Por favor no intente ser un adiestrador de perros. Los perros muerden. Usted sangrará. Le dolerá. Podrá causarle daño permanente o desfiguramiento. O peor aún, podrían morder a alguien a su cuidado, o atacar a otro animal. Cuidado – su conducta de morder no se extingue ignorándola. Esto es totalmente lógico. La agresión no es generada por el refuerzo y “la suspensión del refuerzo” para controlarla es un sin sentido. Tampoco puedes controlarla enseñando una conducta alternativa, Ningún regalito sabroso puede prevenirla. Esto es porque, otra vez, el refuerzo positivo no puede detener una conducta o generar una inhibición futura. Por definición, el refuerzo positivo aumenta la ocurrencia de la conducta. El castigo negativo – no entregar el refuerzo – no bloqueará la ocurrencia futura de una conducta.
El mundo de Skinner es uno sin coerción y por lo tanto sin inhibiciones. Todos los aspectos del repertorio natural de un animal están disponibles en todo momento. Inevitablemente una conducta surgirá inesperadamente que nunca antes ha ocurrido y que causa a alguna alma ingenua diga, “uuy, nunca antes lo había hecho”. A menudo lo que sigue es una seria herida. El conocimiento de la conducta animal requiere que conozcas qué inhibir y luego saber qué hacer para inhibirlo. Confiar únicamente en métodos positivos significa renunciar a la responsabilidad de prevenir conductas peligrosas antes que ocurran o detener conductas inaceptables cuando estas emergen.