Monthly Archives: August 2014

Publicación Gratuita No 46

¡El Instinto Predatorio de Nuestros Perros!

perro persiguendo cartero

Por Álvaro Osorio

Hablando  de los instintos caninos, hoy estudiaremos un poco a cerca del instinto predatorio.

También llamado impulso de presa, se caracteriza por la acción de perseguir un objeto, animal o persona que se mueva de forma permanente y rápida.

Este instinto es parte de los mecanismos naturales de supervivencia de los lobos. Mediante  este comportamiento, el lobo persigue su presa, la alcanza, la muerde y la sacude hasta matarla, para luego trasladarla hasta su cueva y alimentarse.

¿Recuerdan…., el viejo mito  de que los perros que perseguían las bicicletas lo hacían debido a que los radios de las llantas de la bicicleta producían un ruido desagradable al oído de la mascota?

Nada mas alejado de la realidad, pues lo que podemos observar cuando un perro persigue una bicicleta, una moto, un deportista en el parque o un balón que rueda, es la manifestación del instinto predatorio heredado de los lobos.

Este instinto esta más acentuado en algunas razas que en otras, y de nuevo la causa principal, es la manipulación del hombre en la crianza de perros.

Inicialmente, la mayoría de los perros cumplían una función zootécnica, es decir el hombre los dedicó a labores específicas para su propio beneficio. Los pastores, para pastorear ganado, los perros tipo terrier para perseguir y cazar animales de madriguera, los galgos para perseguir conejos en el campo etc… En la actualidad, muy pocos o casi ninguno de nuestros perros trabajan en la labor para la que fueron criados y por lo tanto dirigen su comportamiento hacia donde no deben. Por este motivo es de vital importancia que nuestras mascotas canalicen su instinto predatorio  hacia objetivos diferentes a los seres humanos.

Imaginemos por un momento las posibles consecuencias de un perro persiguiendo un ciclista o un deportista en el parque. La secuencia anterior puede finalizar en la acción de morder su presa  y sacudirla para tratar de matarla y lógicamente esto representará problemas para el propietario de la mascota.

A nuestros perros desde muy cachorros hay que controlarles su instinto de presa, enseñarles que es inaceptable perseguir y morder a las personas como si fuesen su objetivo de caza. Al tiempo que controlamos su comportamiento debemos re-dirigir su instinto, hacia juegos en los cuales pueda dar rienda suelta a su impulso primario, sin representar riesgos para la comunidad que lo rodea.

Recordemos una vez más que los instintos son reacciones biológicas que se manifiestan ante estímulos simples. Entonces es nuestra responsabilidad como propietarios, asegurarnos de que la naturaleza básica de nuestros perros  esta correctamente dirigida.

Hasta la proxima