Monthly Archives: December 2014

Publicación Gratuita No 50

Boletín Canino

Como prohibirle a tu perro que haga algo malo

Por

Álvaro E Osorio G

cachorro regañado

Cordial Saludo a todos nuestros lectores:

En la vida definitivamente hay situaciones que debemos prohibirles a nuestras mascotas.  Constantemente nuestros perros están rodeados de circunstancias y eventos que pueden llegar a ser peligrosas o fatales bien sea para ellos o para la comunidad que nos rodea.

Pero el problema está en que muchos perros escuchan una orden de prohibición y hacen caso omiso de ella, en ocasiones llegamos a dudar y pensar si están sordos.

Lo cierto es que en la naturaleza los animales de mayor rango, tiene señales claras de advertencia para que los miembros de rango rango inferior se detengan o dejen de hace lo que esté haciendo en el instante. Ese comando en los canidos, es el gruñido.

Como logra entender un cachorro o lobezno el gruñido de advertencia de su madre?

La naturaleza es perfecta y en ocasiones simple. Cuando un cachorro de la manada trasgrede las reglas o normas, el adulto emite un profundo gruñido que va acompañado de un ritual de dominio que generalmente consiste en hacer un contacto físico con su boca (mordisco) en el cuello de su cachorro.  Para las próximas ocasiones el cachorro entenderá que ante el gruñido de su madre o padre lo mejor es guardar distancia o detener sus acciones.

Si bien no estamos en la mejor posición para morder nuestros cachorros, es importante que cuando le prohibimos a nuestro cachorro alguna acción, seamos emocionalmente congruentes. Lo anterior quiere decir que si estamos regañando el cachorro el debe notar que no solo es nuestra vos la que suena distinto, si no que nuestro cuerpo también esta diferente (algo tenso  y con una mirada directa a la cara del cachorro) nunca sonrientes y relajados pues esto no tendría lógica con la forma como los perros leen nuestro lenguaje corporal, si lo que queremos es reprender nuestro cachorro.

Si hemos sido claros para nuestro perro, en el momento que le regañamos notaremos un cambio en su postura corporal, ya que echara un poco sus orejas hacia atrás, y tratara de hacerse pequeño. Esto no debe confundirse con miedo, si el procedimiento es correcto y no se ha sido violento con el cachorro.

Existen ciertos tipos de cachorros por genética fuertes, a los cuales seguramente el hablarles en un tono recio y con un lenguaje corporal de dominio, no le haga ni el más mínimo efecto, para estos cachorros es importante buscar la asesoría de una escuela de adiestramiento, que tenga el personal adecuadamente capacitado para guiar a los propietarios en la educación de un cachorro fuerte. Especialmente este tipo de cachorros deben iniciar su educación a una edad temprana para evitar que los problemas crezcan a la par con nuestra mascota.

Hasta la próxima