Publicación Gratuita No 5

Boletín Canino

Mi cachorro come muy poco o nada que hago?

Parte 1

Por Alvaro E Osorio G

perro que no come

Mi cachorro come muy poco o nada, lo he intentado todo pero nada funciona.

Es una de las quejas que escucho frecuentemente de parte de mis clientes y amigos, propietarios de cachorros y que preocupa y estresa bastante a las personas en general.

Por qué sucede esto?

La primer causa que debemos descartar es que nuestro perro se encuentre con parásitos intestinales, hemoparasitos (parásitos presentes en el torrente sanguíneo) y/o cualquier inicio o desarrollo de alguna enfermedad.

Para asesorarse en esto la persona más indicada es nuestro veterinario de confianza.

Cuando hemos podido descartar la presencia de alguna enfermedad, debemos de pensar en la parte de comportamiento y aprendizaje que puede estar influenciando en el apetito de nuestro perro.

Muchos propietarios al notar que su cachorro no come aparentemente la cantidad suficiente empiezan a crear rituales en torno a la hora de la comida, tales como sentarse al lado a rogarle para que coma, a darle la comida de la mano, a mezclarle en el alimento, comida casera, cárnicos el lata, galletas para perros etc. Este es el inicio de un perro manipulador y que se torna exigente y selectivo a la hora de comer.

Si nos ceñimos a la naturaleza, no existe ningún animal en estado salvaje al cual su manada le ruegue para que coma y menos le mezcle otro tipo de comida distinta a la que han podido conseguir en su ambiente.

En el medio ambiente natural que rodea a los canidos salvajes (lobos, coyotes, zorros, dingos etc.) la comida no está asegurada en el día a día (tal como sucede en nuestras mascotas) para los animales en estado natural y en especial los depredadores el comer implica un desgaste físico y mental. El tener que desarrollar estrategias grupales de cacería, ejecutar persecuciones explosivas detrás de su presa y en ocasiones tener que recorrer grandes distancias en busca del sustento diario, hace que la comida tenga un gran valor, de tal manera que ningún animal en estado salvaje se dará el gusto de despreciar su almuerzo pues sabe muy bien que podrán pasar días si poder obtener su próximo almuerzo.

Nuestras mascotas lo tienen todo a pedir de boca y esto sumado a todos nuestros rituales, hace que en más ocasiones de lo que pensamos, para nuestros perros la comida pueda esperar, convirtiéndoles en malos comedores y manipuladores como lo mencione al inicio de este boletín.

Para nuestra próxima entrega veremos cuáles son algunas otras causas de estas conductas inapetentes y sus posibles soluciones.

Hasta la próxima.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *