Si tienes un perro…deberías ser bilingue – Publicación Gratuita No. 89

Si tienes un perro…deberías ser bilingue

Por

Alvaro E Osorio Gcachorro confundido

Imagínate por un instante que apareces de un momento a otro en un lugar que no conoces, con personas que no hablan ni entienden tu idioma y para colmo de males, tú tampoco entiendes el idioma de ellos.

Ellos tratan de comunicarse pero es muy confuso para ti, a veces parecen quieren una cosa y unos instantes después  otra totalmente diferente, se enojan contigo pero tú no logras acertar en cuál es  el motivo de su disgusto.

Pasan los días y tú haces un esfuerzo enorme por entenderlos  y por hacerte entender, por comunicarles tus necesidades y emociones pero todo es en vano. Ellos se limitan a algunas veces acariciarte y hablarte en un tono chillón, pero a veces cambian de manera voluble y ese mismo tono también lo usan para mostrarse muy disgustados.

Esta puede ser la realidad de muchos perros una vez llegan a un hogar humano. Los humanos nos preocupamos de alimentar nuestro perro, ofrecer cuidados veterinarios, darle cariño y algunas cosas más, pero en muy pocas ocasiones de aprender conocer e interpretar el lenguaje canino.

El origen de una gran parte de los problemas de comportamiento en perros, está en la poca o nula existencia de  procesos comunicativos entre el hombre y su mascota o lo que es peor… de procesos comunicativos equivocados y deteriorados.

Un ejemplo común de esta situación es cuando algunas personas me dicen que saben que su perro está contento porque está moviendo la cola. Yo pregunto:

¿Qué tan rápido la mueve? ¿La mueve por encima de su lomo? ¿La mueve a rápido o lento? Como ¿está el resto de su cuerpo?

Ese perro que mucha gente lo cree a simple vista contento, puede estar a punto de morder.

Si somos dueños de un perro, si somos veterinarios, adiestradores, si somos auxiliares de veterinaria, si somos peluqueros caninos, paseadores o tenemos que ver de alguna u otra manera con perros, estamos en el deber moral de aprender de ellos, de capacitarnos para mejorar su calidad de vida, para ser responsables con ellos y con la sociedad que los rodea.

Aprende su idioma, se bilingüe y comunícate con tu perro, él te lo agradecerá, y con el tiempo tu también.

Hasta la próxima.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *