perro con miedo

“El origen del Miedo en los perros”

Por Alvaro E Osorio G

El perro es un animal que por herencia de sus ancestros los lobos, tiene una tendencia a la neofobia (miedo a lo nuevo). Para los lobos esta característica es necesaria para la superviviencia ya que de no tener timidez o miedo a lo nuevo, muy seguramente no lograrían sobrevivir como especie.

Nuestros perros portan ese gen de timidez y se puede ver acentuado o agravado por los siguientes factores:

  1. Un periodo pobre de socialización en su etapa más crítica de desarrollo como cachorro entre los 40 días de nacido y los 3 meses. En este periodo es esencial que nuestro cachorro conozca la mayor cantidad de lugares, personas y perros.
  2. Experiencias traumáticas en el periodo crítico de socialización y/o posteriores a este. Cualquier evento traumático para un perro, puede llevarlo a experimentar miedo ante los estímulos que estuvieron presentes durante la experiencia desagrable.
  3. Una timidez heredada de sus padres abuelos e incluso bisabuelos, puede llevar a una tendencia mayor a desarrollar miedos.
  4. La combinación de las tres causas anteriores.
Que deberíamos hacer?

Usar técnicas de modificación conductual como el contracondicionamiento y la desensibilización, pueden ser de gran ayuda, la primera consiste en asociar a los estímulos que producen miedo en el perro,  un estímulo muy agradable. Es decir, en el momento en que lo que le produce miedo a nuestra mascota aparece, aparecerá un premio muy apetitoso o su juguete favorito.

La segunda consiste en aproximar gradualmente y en pasos muy pequeños a nuestro perro a aquello que le genera el miedo hasta que logre darse cuenta de que no le sucederá nada malo. En todo caso la distancia a la que nuestro perro este del estímulo aversivo, deberá ser la suficiente para que este no experimente miedo extremo.

Es vital aclarar que estos procesos son progresivos y generalmente requieren de tiempo y paciencia para que surtan el efecto deseado.

Si no tenemos plena seguridad y conocimiento para llevarlos a cabo, lo mejor es consultar un profesional del adiestramiento y el comportamiento canino.

Hasta la próxima.